La ciudad de Niza, capital de la Riviera francesa, se encuentra entre Cannes y Antibes al oeste, y Mónaco e Italia al este. La ciudad ha florecido durante los últimos siglos, desde los griegos hasta la élite europea, para convertirse en uno de los destinos turísticos más populares de Francia. Refleja una cierta armonía entre la decadencia de los viejos tiempos con el dinamismo urbano moderno. Con el segundo aeropuerto más concurrido de Francia, detrás de París, con uno de los aterrizajes más impresionantes del mundo y disfrutando de trescientos días de sol al año, Niza continúa ofreciendo una excelente calidad de vida durante todo el año. Tal atracción ha convencido a muchos artistas de ayer y de hoy, cuyas obras pueden verse en sus museos.

Vivir en la Costa Azul atrae cada vez más a todas las nacionalidades del mundo. Algunos de los ejemplos más notables de Niza son la Promenade des Anglais, la puerta de entrada más famosa a lo largo del mar Mediterráneo donde la gente corre, anda en bicicleta o vaga por casualidad; el Hotel Negresco, el hotel más famoso de Niza; el Excelsior Regina Palace, inicialmente una residencia real con su jardín privado construido para estar a la altura de la reputación de la reina Victoria, hoy un edificio de apartamentos de lujo; Cours Saleya en el casco antiguo con sus animados mercados de flores y restaurantes; Place Masséna, un espacio abierto y animado entre el casco antiguo y el Hyper Center; Avenue Jean Médecin, una de las calles más animadas de Niza llena de tiendas y vida; Place Garibaldi, una gran plaza llena de cafés con terrazas; la Coulée Verte, un magnífico parque en el corazón de Niza; y tantos otros.